27/11/2017

Carta de presentación

 

El mundo y la vida cambian, cada vez más rápidamente,  y con ello nuestras necesidades. Estamos obligados a adaptarnos a las nuevas condiciones con agilidad para poder cubrir las  cambiantes demandas que nos requieren. A la vez, vivimos en un entorno globalizado donde la libre competencia exige no conformarse, se exige una mejora continua de personas, organizaciones y productos para poder afrontar el futuro con garantías.

Sin embargo, las empresas no debemos actuar a cualquier precio. Somos conscientes, más que nunca, que los recursos para desarrollar nuestras actividades son limitados,  no sólo los recursos materiales, sobre todo las personas cualificadas y motivadas sin las cuales no es posible dar un servicio de calidad y quienes son el bien más preciado.

Hoy hemos de abordar la organización de las operaciones desde un prisma  amplio, más allá del necesario punto de vista económico. Hemos de pensar en la sostenibilidad de nuestras actuaciones a medio y largo plazo como un ejercicio de responsabilidad social. Únicamente desde este prisma se conseguirá atraer y retener los medios y el talento necesarios para abordar los nuevos retos. Cada día, afortunadamente, existe una mayor sensibilización al respecto.

En España estamos saliendo de una gravísima crisis que nos hizo cambiar totalmente el foco económico desde los sectores Inmobiliario y de Infraestructuras hacia otras necesidades mucho más perentorias que había que resolver. La consecuencia fue la falta total de inversión en el sector Inmobiliario, de Ingeniería y de Construcción. Se achacó a estos sectores muchos de los problemas aparecidos, aliviando inicialmente al sector Financiero de las responsabilidades de la crisis, y propició el saneo de Bancos y Cajas con ingentes recursos públicos. El sector  prácticamente se paralizó durante una década y ello trajo la desaparición de un gran número de estructuras empresariales y, sobre todo,  supuso la destrucción  masiva de capital humano en un sector en el que éramos líderes mundiales.

El impacto de las actuaciones en Construcción es enorme, consume grandes recursos pero también garantiza nuestra calidad de vida en numerosos aspectos, merece que se le preste mayor atención. Vivienda, lugar de trabajo, infraestructuras sanitarias, centros de educación y deportivos, agua de calidad y energías limpias, eficiencia energética, urbanismo y accesibilidad a medios de transporte adecuados, entre otros, son sólo la punta de lanza de las repercusiones de estas actuaciones en nuestras vidas.

Debemos exigir pues, de las organizaciones y profesionales participantes en estas actividades, un alto nivel técnico y de gestión, así como una planificación excelente a la hora de acometer éstas inversiones por reducidas que puedan suponerse, desde un pequeño inmueble que supone el esfuerzo de una vida hasta una gran infraestructura urbana que de servicio a millones de habitantes.

En Alynea pensamos que es un momento para nuevas formas de hacer rescatando nuestras potencialidades, y que nuestra organización, a través de las personas que la integran, tiene la capacidad de influir positivamente  en el mundo Inmobiliario y de las Infraestructuras, donde en el futuro habrá que estudiar, analizar  y ejecutar las inversiones con criterios muy exigentes de plazos, utilidad, eficiencia ambiental, y de rentabilidad financiera y social, todo ello en un entorno con cada vez mayores restricciones y exigencias legales y administrativas.

Creemos que para conseguir racionalizar y optimizar estas inversiones se hace necesario disponer de organizaciones empresariales flexibles, eficaces y confiables, que sean capaces de participar disponiendo de altas competencias técnicas y de gestión operativa en todo el proceso,  que puedan actuar de forma planificada desde los estudios y proyectos iniciales hasta la construcción, adquisición o puesta en servicio y comercialización de un activo inmobiliario o infraestructura,  y ésto será necesario tanto para acometer la inversión  en una vivienda particular como en una importante autopista.

Sobre estas bases Alynea presta su Servicio Integral en los campos Inmobiliario, de Ingeniería y de Construcción,  solvente, altamente profesional y que se adapta a las necesidades concretas de todo tipo de cliente, tanto particulares como grandes corporaciones y organismos públicos, pudiendo abarcar toda la cadena de valor necesaria para acometer una inversión en InmueblesInfraestructuras, con un capital social sin vinculación a otras compañías del sector o financieras.

Nos guía el objetivo de conseguir, mantener y aumentar la satisfacción y confianza de personas y organizaciones gracias al empleo de criterios sostenibles y a la excelencia de nuestros equipos y servicios.

Nos comprometemos a que sus necesidades siempre sean cubiertas con los mejores profesionales y la mejor gestión, garantizando transparencia, rigor y ética en el desarrollo de nuestras actividades, con una interlocución óptima.

 

A partir de este momento la palabra la tienen ustedes, guiándonos conforme a sus necesidades. Nosotros les acompañaremos de forma  eficiente  y honesta en lo que nos soliciten en base a los conocimientos, valores y principios que guían nuestros servicios.

 

Atentamente,

El equipo directivo de Alynea.